Tenis

Marcelo Ríos dejó de ser el entrenador de Shang: "Los papás metidos dentro de la cancha son de terror"

Marcelo Ríos
Por: Matías Altamirano
Compartir Facebook Twitter Whatsapp

El extenista nacional fue despedido sorpresivamente tras dos meses de trabajo con el deportista chino.

Marcelo Ríos dejó de ser el entrenador de Juncheng Shang tras dos meses de trabajo. El 'Chino' consiguió diez triunfos, dos caídas y un título de challenger por lo que su despido lo pilló de sorpresa.

A mí no me dieron ninguna razón por la que terminamos. No me dijeron ‘no te gusta cómo te vestís’. Ni una hueá. Esto lo supe por mi agente, que me dice ‘malas noticias, no vas a seguir con Jerry’. Dije ‘ah, perfecto’. Y justo venía en el avión de Atlanta a Sarasota. Me bajé y pillé de sorpresa a Jerry y sus papás y les pregunté ‘¿así que terminamos?’. No se esperaban que yo supiera, pensaban decírmelo a través del agente", partió diciendo en conversación con La Tercera.

"Y el papá me dice ‘sí'. Le respondí ‘la raja, todo perfecto, pero me encantaría saber la razón por la que terminamos’. Entonces, el papá se pone a hablar y no le entiendo ni raja. Después le digo: ‘Jerry, ¿me puedes explicar tú?’. Y él me responde ‘mi papá dice...’", agregó Ríos.

Marcelo Ríos ganó el Challenger de Lexington junto a Juncheng Shang. Imagen: Instagram.
Marcelo Ríos ganó el Challenger de Lexington junto a Juncheng Shang. Imagen: Instagram.

En la misma línea, el nacido en Santiago afirmó que “yo creo que esta fue una decisión del papá. No fue decisión de Jerry. Aparte la mamá y el papá se agarran todo el día y eso le hace mal al pendejo. No sé qué mierda hablarán, pero sé que la mamá estaba bien contenta. Le dije a Jerry que lo conocí súper poco y al papá que no podía ser que todo el día anduviera peleando. Se sale de sí, empieza a gritar o se va a la chucha".

"Es una cultura muy difícil. Es súper difícil convivir con ellos, no estoy dando excusa de nada, pero que me echen y me digan ‘hicimos cuatro primeras rondas, la raja’. Pero el tipo hizo dos finales y está 190. Entonces, por resultados no pueden huevear. Pero da igual. A mí no me influye. Yo te digo la verdad: no lo estaba pasando bien con el viejo”, añadió Ríos.

El retirado deportista nacional también se refirió a los problemas de lenguaje que tuvo con el tenista asiático. “La comunicación con él era muy mala, ya que él no hablaba mucho y cada cosa que yo le decía, él respondía ‘sí, sí, sí’. Y lo que uno pretende, cuando tiene a alguien, es que te diga las cosas que quiere entrenar, lo que le molesta o lo que no está bien para él. Aquí no había comunicación. O por mucho respeto que me tenía o porque él es así. Nadie hablaba nada. Entonces, nunca podía saber lo que él estaba pensando o lo que realmente quería. Así, se hace súper difícil entrenar a alguien si no hay comunicación”.

“Le pregunté a Jerry si le gustaba el tenis, y me dice ‘sí'. ‘¿Pero te gusta mirarlo o te gusta lo que va detrás?’, le contesté. Y me pregunta qué es lo que va detrás, y yo le respondo que es sufrir, pasarlo mal, acalambrarte, preparación física. Me responde que sí, pero dándome a entender que no conoce ese mundo y no lo quiere conocer. Y esa es la única manera. Te contaba que le pedí videos a Moyá de Nadal entrenando o, incluso, el ver a Alcaraz, para que vea la actitud de ellos. Jerry, no. Se queda parado, mirando que pasen los puntos. No tengo explicación. Yo creo que es por eso”, sostuvo.

Finalmente, Marcelo Ríos habló sobre la posibilidad de volver a trabajar con el tenista chino en el futuro. “No creo que vuelva. Los papás metidos dentro de la cancha son de terror. Le hacen todo, no hace nada, opina. Y lo peor es que habla en chino y no le entiendo ni raja. De repente lo putea, porque se entiende cuando están a los gritos. Yo le dije al papá ‘no estoy para esta hueá, que te sales de ti. Yo tengo mi nombre igual y no estoy para un espectáculo cada vez que juegue Jerry”.

Comentarios

Síguenos en Twitter No te pierdas las últimas noticias

Twitter@Deportes_13
Señal En Vivo