Fútbol Internacional

Padrino de Pablo Solari revela detalles de su desconocido pasado en el balonmano: "Encaraba a los grandotes, era el capitán y referente del equipo"

Pablo Solari
Por: Deportes 13
Compartir Facebook Twitter Whatsapp

Federico Vila, padrino del 'Pibe', recordó su etapa como jugador de hándbol, donde era uno de los mejores jugadores de su equipo. "Las contras eran letales, corría de arco a arco", reveló.

Pablo Solari dejó Colo Colo hace un par de meses y partió rumbo a Argentina para reforzar la delantera de River Plate. El 'Pibe' rápidamente se convirtió en figura del equipo de Marcelo Gallardo, pues acumula siete goles en ocho encuentros disputados.

Sin embargo, el gran nivel que muestra el atacante argentino también se debe a su pasado como jugador de balonmano. Así lo reveló Federico Vila, padrino, tío y también profesor de Solari en el hándbol.

En diálogo con La Tercera, Vila rememoró la frustración que sintió el 'Pibe' hace siete años tras caer en una final con su escuela Malvinas Argentinas N°23 de Arizona: "Jugamos contra un colegio de una ciudad muy grande que tenía 3.000 o 4.000 alumnos y todos eran chicos fuertes, que jugaban básquetbol y tenían un base distinta. Nosotros teníamos 80 alumnos en total y con suerte teníamos siete u ocho para jugar". 

"Y Pablo esa vez se tiró al suelo llorando, cuando vio que perdíamos. Encaraba a los grandotes, era el capitán y referente. Era un animal. Terminó llorando porque sabía que no lo íbamos a ganar, pero jamás se daba por vencido. Ese es el recuerdo que tengo del último partido que se fue antes de irse a Talleres. Y creo que lo mismo lo demuestra en el fútbol, siempre quiere más", añadió.

También el padrino de Solari recordó que "la escuela tenía un total de 80 alumnos y en la categoría de él habría unos ocho. Él se sabía superior físicamente; era el primero en marcar y el primero en correr, porque entendía que era el que estaba en condiciones de hacerlo. Además, le molesta muchísimo perder, es muy competitivo y siempre yendo hacia el frente. Era muy rápido, de mucha zancada, como ahora. Entonces, las contras eran letales, porque corría de arco a arco. Estamos hablando de cuando tenía 13, 14 años".

Además, Vilar consideró que su paso por el hándbol le ayudó para mejorar sus características como futbolistas: "Ya jugaba de chico en divisiones inferiores de fútbol, y los sábados y domingos jugaba para equipos de ciudades más grandes, donde fue perfeccionándose como futbolista. Sin embargo, en la semana cursaba en el colegio donde yo doy clases, y ese trabajo físico, técnico y táctico que hacía en estos clubes de la provincia de San Luis y de La Pampa, provocaba que en el hándbol lo hiciera muy bien. Era una consecuencia de su coordinación y del trabajo en el fútbol".

"Lo conocí jugando al fútbol recién cuando empezó a jugar en Colo Colo, porque los fines de semana no jugaba en Arizona, sino que en ciudades que estaban a 200 o 300 kilómetros, donde los padres hacían un esfuerzo terrible para llevarlo. Y cuando jugó en Córdoba, jamás lo pude ver en un partido de la reserva o de la sexta de Talleres. Yo sabía que era delantero, pero no sabía bien. Lo único que quería era que le fuera bien", cerró.

Comentarios

Síguenos en Twitter No te pierdas las últimas noticias

Twitter@Deportes_13
Señal En Vivo